Mujeres y el encuentro consigo mismas

A lo largo de la historia, la percepción de la sociedad sobre las mujeres ha ido cambiando, principalmente gracias a los movimientos sociales y la modernización de la sociedad. Pero, aún queda mucho por trabajar. En Perú, continuamos viviendo es una sociedad tradicional, en la cual una gran parte de la población sigue relegando a las mujeres al ámbito doméstico y privado. Esto ha afectado y afecta a muchas mujeres en la actualidad, afectando negativamente su salud mental.

Dos formas de lidiar con los problemas

Los hombres y las mujeres tenemos diferentes formas de afrontar la realidad, marcando ciertos patrones. El escrito The stressed sex: Uncovering the truth about men, women, and mental health, tras analizar diferentes encuestas sobre trastornos mentales en ambos sexos, se llega a la conclusión de que las mujeres son más propensas a sufrir de ansiedad y depresión. Por otro lado los hombres son más proclives a padecer de dependencia a sustancias y abusos de sustancias. Esto pasa por la forma en como afronta cada sexo los problemas, las mujeres suelen ser más sensibles, menos estables emocionalmente. Los hombres controlan bien sus emociones, pero ante las dificultades suelen reprimirlas o responde de forma agresiva.

Una explicación para este hecho es la naturaleza. En los comienzos de nuestra especie, era el hombre el encargado de cazar y luchar. Por otro lado, la mujer cuidaba a la descendencia y buscaba alimentos como plantas o semillas. Pero esta no es la única razón que respalda estas tendencias, también tenemos el papel dela sociedad.

El contexto que nos moldea

El comportamiento que se espera de los hombres y las mujeres está fuertemente influenciado por lo que dicta la sociedad. Desde muy pequeños, la familia empieza a decirnos que está bien y que no, que puedes hacer, cómo debes hacerlo y cuando debes hacerlo, según tu sexo. Nos hacen preocuparnos, muchas veces de sobre manera, por lo que los demás esperan de nosotros. De los hombres se espera una persona seria, decidida, objetiva, que no tiene miedo a arriesgarse por conseguir lo que desea. Mientras que de una mujer se espera alguien sensible, detallista, tierna, alguien que se preocupa por los demás, estando esto último relacionado con la maternidad.

Quienes no cumplen con las expectativas son discriminadas o atacadas por la sociedad y hasta por su propia familia. Es por esto que las mujeres son más propensas a ser víctimas de violencia, desde el seno del hogar. Y todo esto afecta negativamente en su salud mental, en su autoestima. Muchas veces viven una vida falsa, para poder encajar y cumplir con las expectativas de los demás. Todos hemos escuchado alguna vez frases como: “tener hijos te hace una verdadera mujer”, “tal cosa es solo de hombres”, hacen creer a las mujeres que piensan diferente, que ellas son el problema, que hay algo equivocado en ellas.

El camino del fénix

La historia está repleta de personajes femeninos que rompieron con los paradigmas, como Cleopatra o Juana de Arco. Pero estos son considerados como casos aislados. Desde la edad moderna la mujer ha empezado a incursionar en territorios que antes se consideraban solo para hombres, como la política. Se ha empezado realmente a visibilizar y valorar su aporte en todos los ámbitos de la sociedad. Estas viejas ideas de la mujer como la encargada del hogar están lentamente desapareciendo. Cada vez las mujeres son más libres de ser y expresarse como quieren. Pero un gran porcentaje ya han sido marcadas por lo anteriormente comentado. Y, afortunadamente, eso se puede cambiar.

Cambiar por completo la forma en que han visto la vida y reencontrarse consigo mismas puede ser un proceso muy largo y tedioso, pero aquí te damos algunos consejos para ti o para que compartas con alguien que lo necesite:

  • Autoconocerse. Tomarse el tiempo para reflexionar sobre quien eres, tus características, lo que te gusta, etc.
  • Rodearse de gente que te valore, que te ayuden a valorarte y a conocerte.
  • Identificar a las personas que refuerzan esas ideas erróneas sobre la mujer, y hacer algo al respecto, ya sea alejarte o afrontarlas.
  • Tomarte un tiempo para entretenerte haciendo cosas que realmente te gustan.
  • Crear proyectos personales.
  • Empieza a priorizarte sobre todo lo demás (no siempre).

Con la tecnología, contamos con muchas posibilidades para lidiar contra los problemas psicológicos que trae está problemática. Una de las más indicadas para esta labor es el clown terapéutico, en el cual la persona sana mediante la conexión con su niño interno y la aceptación de uno mismo. Contamos con un taller dirigido precisamente a mujeres que necesitan ayuda para ser su mejor versión.

Cuéntanos en los comentarios si alguna vez has sido afectado o afectada por estos estereotipos, o si has sido testigo de cómo alguien fue afectado por estos.

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público.